¿Cómo funcionan las dietas de ayuno intermitente?

El ayuno o las dietas de ayuno intermitente, cambian el enfoque de lo que está comiendo a cuándo está comiendo.

No se trata de restringir las calorías durante días enteros, sino de comer durante una cantidad determinada de horas al día, o una determinada cantidad de días a la semana.

Luego abstenerse o limitar el consumo de alimentos durante otro período de tiempo.

¿Cuáles son los supuestos beneficios para la salud del ayuno intermitente?

Ahora, para todas las afirmaciones que mejoran la salud que se promocionan con el ayuno intermitente, esto es lo que dice la evidencia:

La hipótesis de que el ayuno intermitente ayuda al funcionamiento del corazón

Ayunar durante un día una vez al mes puede prevenir los diagnósticos clínicos de enfermedades cardíacas y diabetes.

Un estudio publicado en junio de 2012, analizó los hábitos de 200 hombres y mujeres.

Encontró que aquellos que ayunaban una vez al mes tenían un 58 por ciento menos de probabilidades de tener una enfermedad cardíaca que aquellos que no lo hacían, después de controlar por factores como la edad, el tabaquismo y la presión arterial alta.

Es importante señalar que también hay investigaciones contradictorias.

Un estudio publicado en julio de 2017, comparó el ayuno en días alternos con un régimen de restricción calórica para los indicadores de pérdida de peso y enfermedades cardiovasculares. 

Los investigadores encontraron que el ayuno en días alternos reducía el peso aproximadamente en la misma cantidad que la restricción diaria de calorías, pero que era más difícil de cumplir.

También encontraron que el colesterol LDL («malo») aumentaba en el grupo en ayunas.

Las chances de que el ayuno intermitente pueda reducir la diabetes, ¿son ciertas?

En un estudio más pequeño publicado en noviembre de 2013, los científicos midieron varios niveles en sangre en 30 adultos sanos después de un día de ayuno y un día de comida normal.

Después de ayunar, los participantes tuvieron aumentos en la hormona del crecimiento humano (HGH): 4.7 veces en las mujeres y 13.6 veces en los hombres, entre otros cambios.

HGH protege la masa muscular magra y alienta al cuerpo a quemar el exceso de grasa.

Otro beneficio potencial del ayuno, es que las células normales del cuerpo entran en un modo de autoprotección.

En realidad se vuelven resistentes a fuentes externas de lesiones e internamente optimizan el funcionamiento en un esfuerzo por intentar sobrevivir hasta que finaliza el período de ayuno.

Esa teoría se basa en parte en estudios en animales.

En un estudio publicado en febrero de 2017, se descubrió que una dieta similar al ayuno promueve el crecimiento de nuevas células pancreáticas productoras de insulina que reducen los síntomas de la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2 en ratones.

¿Qué hay de cierto en la posibilidad de que el ayuno pueda combatir de manera efectiva el cáncer?

En un estudio publicado en julio de 2016, se descubrió que una dieta que imitaba el ayuno, combinada con quimioterapia, ayudaba al sistema inmunológico a reconocer y atacar las células cancerosas.

El factor de crecimiento está altamente correlacionado con el cáncer de próstata y el cáncer de colon, por lo que tiene sentido que si la restricción calórica reduce el factor de crecimiento (que lo hace), eso podría contribuir a reducir el cáncer.

Pero nuevamente, hasta que demostremos que ese es el caso, que reduce el cáncer en humanos, es especulación.

Esta investigación es preliminar y aún se limita a modelos animales, por lo que se necesitan más datos en humanos antes de recomendar el ayuno únicamente para la prevención del cáncer.

Las dietas de ayuno no se han relacionado con problemas de salud, si se siguen de forma segura

Si bien la investigación sugiere que el ayuno puede ayudar a una serie de enfermedades, desde la esclerosis múltiple hasta las alergias.

Los médicos dicen que si usted es médicamente capaz de ayunar de manera segura (lo que descarta a aquellos con problemas de salud más graves), tampoco hay investigaciones en contra de hacerlo.

Un artículo de revisión publicado en marzo de 2017, concluyó que no hubo daños claros relacionados con las dietas de ayuno intermitente, según estudios sobre el tema.

Aún así, los autores de esa revisión también señalan que aún no se han recopilado datos a largo plazo sobre la seguridad del ayuno intermitente.

Por lo que aún no se ha determinado cómo estas dietas afectan a las personas a largo plazo.

Los médicos aún no están seguros de que el ayuno sea la mejor manera de perder peso

«Los kilos que se pierden con un ayuno a corto plazo son principalmente agua y carbohidratos almacenados, que volverán tan pronto como empiece a comer de nuevo«, dice Cynthia Sass.

El ayuno intermitente (ciclos repetidos de ayuno a corto plazo y alimentación regular) puede ser más efectivo si se sigue correctamente.

Pero incluso periodos cortos de ayuno pueden llevar a comer en exceso.

Para obtener los beneficios para la salud de cualquier dieta, Sass sugiere asegurarse de que los alimentos que está comiendo sean en su mayoría alimentos integrales y ricos en nutrientes, y que sus elecciones de alimentos sean equilibradas.

Incluso si restringe la alimentación a un período de ocho horas, es posible que no se beneficie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.