Cómo hacer un ayuno con seguridad

El ayuno consiste en la suspensión total o parcial, de la ingesta de comidas o bebidas, durante un período de tiempo determinado. La mayoría de las especies animales tienden a practicarlo con el fin de depurar sus organismos.

Son diversas las causas o razones que puede tener una persona para realizar el ayuno, pero podríamos señalar las siguientes:

  • Medida de protesta o manifestación: es lo que conocemos como huelga de hambre.
  • Técnica curativa naturista: Vinculadas o no a la ingesta de infusiones de plantas medicinales, o medicina naturista.
  • Razones religiosas: Desde tiempos antiguos, diversas religiones lo han asumido dentro de sus prácticas y creencias.
  • Pérdida y control de peso: Favorece el proceso de desinflamación y eliminación de excesos en el organismo.
  • Depuración del organismo: Ayuda en el proceso de eliminación de toxinas.

Diversos estudios han demostrado los beneficios de la aplicación del ayuno (intermitente o de restricción calórica), en el área neurológica, -preventiva de Alzheimer- y metabólica, -cardio y cerebrovasculares-.

En tiempos no muy lejanos, no era recomendaba su aplicación por considerarse nocivo para la salud. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que el ayuno además de reducir la posibilidad de enfermedades cardiovasculares y diabetes, también produce cambios favorables en los niveles de colesterol de quien lo practica.

A pesar de los beneficios recientemente atribuidos, no es una práctica que deba ser aplicada sin la debida supervisión médica. Es importante considerar que el pasar varios días sin ingerir alimentos sólidos, puede ocasionar daños a los riñones, hígado, cerebro y corazón, llegando a desatar cuadros neurológicos de cuidado.

Especialistas médicos

El ayuno a lo largo del tiempo

Desde la antigüedad se ha practicado el ayuno, tan así, que el padre de la medicina Hipócrates lo recomendaba y practicaba, al igual que Galeno. Los grandes pensadores como Sócrates, Aristóteles y Platón lo practicaban; Maestros religiosos como Mahoma, Buda y Jesucristo, también lo practicaban

Muchas religiones, en algún momento del año, practican el ayuno, bien sea como método de purificación, -hinduismo-, o como penitencia –catolicismo-.

No todos aceptan el ayuno

La práctica del ayuno está contemplada por el sistema de salud pública de algunos países europeos, tales como Alemania. En el caso de España, su implementación ha sido cuestionada por expertos en las áreas de Medicina y Nutrición, quienes alertan sobre los riesgos de la aplicación del ayuno, sin la debida supervisión médica.

Algunos especialistas del área de salud, cuestionan los “efectos benéficos” del ayuno, y señalan:

Miguel Aganzo, nutricionista y miembro del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Rey Juan Carlos de Madrid, dice:

“Durante el ayuno prolongado se produce una disminución del metabolismo basal. Riñones, cerebro, hígado, intestino, corazón o músculos tienen que readaptarse para funcionar con una fuente energética que no es la más eficaz y que sólo puede resistir acorde a la cantidad de reservas de cada persona. Su último fin es preservar la utilización masiva de proteínas y su descomposición como fuente de energía, lo que le conduciría inexorablemente a la muerte”.

Emilia Cáncer, miembro del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, confirma que “en un mes de ayuno la pérdida de agua corporal puede llegar a ser de más de 10 litros, lo que permite entender que, si no tomamos líquidos en una situación de ayuno mantenido, el deterioro será rápido y de consecuencias muy graves”.

También es de considerar que, en el caso de las vitaminas, el organismo de una persona sana y con una alimentación equilibrada, poseerá las reservas necesarias para que un ayuno de máximo un mes no represente un riesgo importante a su salud.

Es importante mencionar que se han visto, en ayunos prolongados, “muertes súbitas” por arritmias ventriculares vinculadas con la pérdida de las proteínas corporales y variaciones en los cúmulos de cobre, potasio y magnesio.

¿Qué ocurre cuando ayunamos?

Al suspender la ingesta de alimentos, los órganos y células encargadas de la absorción y digestión descansan y ahorran energía. Esta energía ahorrada, es aprovechada por los órganos depuradores para eliminar las toxinas del organismo, y así facilitar la recuperación de las células dañadas. Es lo que se conoce como una limpieza de la matriz extracelular.

En las primeras 24 horas de ayuno, la energía necesaria para nuestras actividades es tomada de la reserva de los hidratos de carbono, almacenados como glucógenos en el hígado y los músculos.

Posterior a las 24 horas, esta energía es tomada de las grasas, lo que es conocido como “cetosis”. Y las puede usar hasta por 40 días o más. En oportunidades se consumen proteínas a comienzos del ayuno, hasta que el organismo se habitúa al consumo de grasas.

La cetosis consiste en un proceso metabólico del organismo, donde al existir un déficit de carbohidratos, utiliza las grasas como fuente de energía, originando los cuerpos cetónicos que permiten descomponer las grasas en cadenas más cortas. Con este proceso se genera el “acetoacetato” usado como energía.

Cómo hacer un ayuno con seguridad
Ayuno para perder peso

Beneficios del ayuno

  • Buena herramienta antienvejecimiento.
  • Facilita un factor de crecimiento del cerebro, al aumentar la claridad mental, la concentración y la inteligencia.
  • Ayuda en la depuración de las emociones.
  • Mejora la salud intestinal.
  • Ayuda a la pérdida y control de peso.
  • El ayuno y la restricción calórica, son de las mejores herramientas para aliviar y prevenir enfermedades inflamatorias y degenerativas crónicas.
  • En tratamientos de quimioterapia, se ha demostrado que el ayuno puede potenciar los efectos positivos y reducir los secundarios.
  • En animales de laboratorios, se ha podido observar que ayuda a controlar el crecimiento tumoral de algunos tipos de cáncer.

Claro está, para realizar el ayuno, es necesario el autoconocimiento. Se deben identificar tanto las necesidades como las condiciones de cada individuo, para poder adecuar el ayuno a las mismas.

Para iniciar el ayuno, y poder realizarlo efectivamente, es necesario tomar ciertas consideraciones, entre ellas, tomar los días de mayor tranquilidad. Esos días donde no estamos recargados de tareas, para así sentir menos la repercusión que este pueda causarnos, tanto a nivel físico, mental y emocional.

Cómo hacer un ayuno con seguridad
Cuándo hacer ayuno

¿Cuándo realizamos el ayuno?

Pudiésemos aplicarlo luego de un período de exceso, tales como, navidades, vacaciones, fiestas.

Cuando nos sentimos sobrecargados de toxinas: Algunos de los síntomas pueden ser, boca pastosa, lengua blanquecina, acné, dolores de cabeza.

Existen diversos tipos de ayunos

  • Ayuno corto o intermitente: Este se basa en prolongar las horas de ayuno fisiológico, de 14 a 16 horas de ayuno.  Lo que pudiésemos lograr, saltándonos la cena o el desayuno. Este es un ayuno fácil de realizar y de incorporar a nuestro día a día. Puede realizarse días alternos, de lunes a viernes o todos los días, según se desee.
  • Ayuno medio: En este se debe estar 24 horas sin ingerir alimentos, sólo agua en abundancia para ayudar a eliminar toxinas. También pueden ingerirse infusiones sin edulcorantes, agua de limón, caldos de verduras, los cuales ayudan a reponer las sales minerales. Este ayuno se recomienda una vez a la semana, o cuando se estime necesaria una limpieza a fondo.
  • Ayuno de 5 días: Este se recomienda en los cambios de estación, o en su defecto, hacerlo por 7 días dos veces al año.
Cómo hacer un ayuno con seguridad
Zumo de frutas

Si bien es cierto, que el ayuno es una práctica que se ha puesto de moda, especialmente para la pérdida de peso, debido al pronunciamiento de muchos artistas, también lo es el hecho que debe ser una práctica individualizada, y de preferencia bajo supervisión médica.

Lo ideal para aplicar el ayuno, es identificar las necesidades que se tienen de realizarlo, conocer las condiciones físicas y químicas del organismo, y además contar con la supervisión y recomendación médica necesaria, para así estar completamente seguro que no se pone en riesgo la salud.

Recomendado: «Dieta Keto: Menú semanal»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.