5 trucos para perder peso después de la Navidad

Ya estamos diciembre y empezó la festividad, el espíritu navideño y por supuesto, las ganas de comer bien.

Más allá de cualquier problema sanitario que nos ha afectado todo este 2020, la tradición no se debe perder.

Lo que sí se debe perder es peso, luego de el buen comer que tendremos en estas fiestas, tampoco estamos diciendo que tengamos que comer a mansalva sin control alguno.

Pero es cierto que solemos subir algunos kilos en estas fechas, perder peso es algo que tenemos en mente desde que empieza diciembre y por decirlo de alguna forma graciosa.

Es uno de nuestros compromisos personales para empezar bien el año.

Pero vamos a lo que nos importa, tras un recordatorio de lo que se nos viene este mes de diciembre y la Navidad.

Todos queremos perder peso y hacerlo de la forma más saludable posible es muy importante.

Cómo perder peso después de las celebraciones de Navidad

Ahora sí, entrando de lleno al tema, hay hábitos alimenticios que nos ayudan a perder peso sanamente.

Antes de empezar hay que tener en cuenta que no todos tenemos el mismo metabolismo, a algunas personas se les hace más fácil ganar peso y difícil perderlo y viceversa.

En cualquiera de los casos hay que tener compromiso y disciplina, ya que al margen de tratarse de un tema estético, es un tema de salud.

  • Hidratarse bien, es importante beber agua pura durante el día, lo que siempre se recomienda es que sea en promedio dos litros diarios.

No necesariamente debe ser únicamente agua, puedes probar té verde, agua con limón sobre todo por las mañanas.

  • Eliminar salsas de las comidas, estamos hablando de mayonesa, salsa de tomate, vinagreta y cosas de ese tipo.

Algunas acompañan muy bien las ensaladas, pero tienen alto contenido de grasas, puedes probar en su lugar el limón, vinagre o una combinación de ambos.

  • Evitar consumir alcohol, ya que por las celebraciones es normal brindar y beber con los seres queridos, el tema es que el alcohol además de ser dañino de por sí si se consume con frecuencia.

Es también alto en contenido calórico, si nuestro objetivo es perder peso por los festejos de Navidad, lo mejor es reducir su consumo los meses venideros.

  • Evitar los alimentos con alto contenido de carbohidratos, si bien es cierto consumirlos en cantidades mesuradas es bueno, hacerlo desmedidamente es contraproducente.

Y hay que tener en cuenta que en Navidad consumiremos muchos alimentos precisamente altos en carbohidratos, por lo tanto para recuperar nuestro peso ideal sería ideal reducir su consumo.

  • Existen dietas saludables y efectivas para bajar de peso, solo debes elegir la mejor para ti, si es bajo la asesoría de un nutriólogo mucho mejor.

En cualquier caso, lo ideal es seguir lo que mencionamos antes y retomar buenos hábitos alimenticios.

Es decir, adecuarnos a las cinco comidas diarias y en pequeñas porciones (dependiendo de la hora del día), incluir verduras, vegetales, frutas y yogures naturales es una excelente idea.

Alejarnos de la comida chatarra y alimentos de alto contenido de grasa es primordial.

No olvidar los ejercicios y el deporte

  • Hacer ejercicios, no por estar en este puesto de la lista es menos importante.

Una buena alimentación enfocada a perder peso siempre irá de la mano con el deporte, actividades físicas como caminar, correr, ir al gimnasio.

Además de ayudar a perder peso nos pone en buena forma física y fortalece nuestro organismo.

  • Otra cosa que no debemos olvidar es bajar el consumo de bebidas azucaradas, en Navidad las consumimos en grandes cantidades, como dijimos antes es tradición en muchos países.

Pero hacerlo siempre es dañino, así que luego de las celebraciones es muy recomendable reducir el consumo de bebidas con mucho azúcar, es preferible evitarlo.

Combatir la ansiedad por comer

Es posible que tras Navidad y las celebraciones por fin de año tengamos cierta propensión a adoptar malos hábitos alimenticios.

Esto implica el tener cierta ansiedad por comer mucho, aunque bien esa ansiedad ya puede haber estado desde antes.

El punto es que si tenemos en cuenta que el origen de ese consumo de alimentos sin control es precisamente la ansiedad.

Así que nuestro objetivo debería ser controlarla, en ese sentido acudir a un psicólogo para que nos sepa orientar nunca está de más.

Ejercicios de relajación, hacer deporte, realizar actividades al aire libre ayudan mucho a reducir esos niveles de ansiedad, no es ningún secreto, pero no siempre lo hacemos.

Si nuestro objetivo es perder peso y corregir esos malos hábitos alimenticios que van de la mano muchas veces por la ansiedad, hay que encontrar la manera de tratarla.

Perder peso requiere de paciencia

Efectivamente, este punto es bueno mencionar ya que como muchos saben es fácil ganar peso y más en Navidad, lo difícil es perderlo.

Respecto a esto lo que podemos decir es que no hay remedios mágicos, dietas mágicas ni métodos que nos hagan perder peso en una semana, mucho menos en apenas unos días.

Bajar dos kilos, cuatro kilos o más dependiendo del exceso de peso que tengamos, va a requerir tiempo.

Así que si no notamos un cambio sustancial en la primera semana o la segunda no hay que desesperase.

Todo toma tiempo, hay que tener claro nuestro objetivo, tener disciplina, ser constantes y obviamente tener la fuerza de voluntad.

Hacer cambios en los hábitos alimenticios no es fácil, es cierto, pero se puede, gradualmente claro está, pero es posible.

Así que si seguimos una dieta, mejoramos nuestros hábitos alimenticios sin olvidar hacer ejercicios, no nos queda más que esperar y ser pacientes, los resultados llegarán, pero todo a su debido tiempo.

En un mes, dos meses, el tiempo varía de acuerdo a cada persona, no hay que olvidar eso.

Pero si tenemos claro que es un proceso que tomará su tiempo y lo aceptamos, nos resultará más fácil conseguir la meta.

Busca motivación, metas realistas, pero sin pasar hambre

Para terminar, algo que tampoco debemos olvidar es la motivación, preguntarnos ¿por qué quiero bajar de peso? ¿para qué bajar de peso?

Si bien es cierto la respuesta de la mayoría es «verse bien» o «estar saludables».

Cada quién tiene también sus propias motivaciones, si eres una persona que por el trabajo lleva una vida sedentaria y el exceso de comidas por Navidad aumentó ese mal hábito, pues debes tener más razones para empezar mejores hábitos alimenticios.

Si eres una persona de edad adulta, también puede que tus objetivos y motivaciones vayan más allá, igualmente si eres deportista, obviamente es primordial que vuelvas a tu estado físico óptimo.

Con respecto a las metas realistas, generalmente tratamos de seguir modelos que aparecen en redes sociales como Instagram o Tik Tok.

Hay que entender que cada uno de nosotros es diferente, tenemos cuerpos y metabolismos diferentes.

Perder peso trazándonos objetivos reales

No iremos al mismo ritmo y por una cuestión biológica tendremos un tipo de cuerpo que en su estado óptimo no será como el de la persona a la que seguimos.

Así que no hay que pensar en parecernos a nadie.

Lo ideal es lograr nuestro objetivo pensando en objetivos alcanzables, ir poco a poco.

El tener metas irreales no causará otra cosa que frustrarnos y en el peor de los casos abandonar nuestra dieta, rutina de ejercicios y no queremos eso.

Hay que recalcar también, que el hecho de buscar perder peso con todo lo dicho en este artículo, no significa que debamos pasar hambre bajo ninguna circunstancia.

Simplemente hay que mejorar nuestra alimentación, nuestros hábitos, comer… claro que sí, pero comer bien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.